Cómo cuidar y limpiar el calzado de montaña | Blog Izas

Limpiar Calzado Montaña

Una de las piezas fundamentales en toda excursión en la montaña es el calzado. El buen estado y calidad de las zapatillas y botas de montaña es vital para conseguir una buena experiencia en el exterior. Con unos cuidados adecuados y un uso correcto del calzado se evitará su desgaste y se podrá disfrutar de forma más segura del entorno. 

En este post vamos a darte unos consejos de cómo limpiar calzado de montaña y mantenerlo en perfecto estado para así poder evitar su rápido deterioro, ya que suelen tener un elevado coste y conviene cuidarlas. 

En primer lugar, es necesario disponer de unos materiales adecuados para limpiar correctamente el calzado y no deteriorarlo. Estos materiales imprescindibles son:

  • Abundante agua.
  • Paño o bayeta de fibra suave.
  • Cepillo de cerdas especial para limpieza de botas, o en su defecto cualquier otro tipo de cepillo con las cerdas finas y suaves que no dañen la superficie del calzado.
  • Jabón especializado o detergente neutro sin productos químicos agresivos.
  • Producto especial para limpieza de superficies como piel o cuero.
  • Productos impermeabilizantes y de cuidado de pieles (cera, betún).
Cepillo y cera botas

Consejos básicos para cuidar las botas de montaña 

1-Es totalmente desaconsejable lavar las botas en la lavadora. El roce y las altas temperaturas de la lavadora podrían afectar a las propiedades del forro de la bota y hacer que perdiesen su efectividad. Además, no sería la primera vez que la suela de la bota se despega o los enganches de los cordones se quedan atrapados en el tambor de la lavadora. Por esas y muchas otras razones es preferible el lavado a mano.

2-Evitar a toda costa el contacto con sustancias corrosivas que puedan comerse el forro de la bota o deteriorar el estado de la goma de la suela. También puede darse la situación de que sin darnos cuenta pisemos superficies ácidas o cualquier tipo de excremento animal, que por muy tonto que nos parezca puede afectar negativamente a la bota de montaña si se deja mucho tiempo en contacto con el material del calzado.

3-No escatimar en gastos con la compra de productos de cuidado del forro. Una buena loción especial para forros puede ser clave para mantener las propiedades de la bota de montaña y su membrana impermeabilizante. De esa forma se logrará alargar su vida útil mucho más.

Botas Unisex Timpa

Pasos a seguir para lavar botas de montaña 

Al acabar la ruta:

Es importante retirar la mayor cantidad de suciedad y barro antes de ir a casa. Cuando el barro sigue húmedo es más fácil de retirar que si se deja secar y se intenta retirar en casa. 

Para ello, se puede quitar con agua el barro de las suelas con agua de un arroyo o de una fuente para eliminar la suciedad más inmediata. También se pueden golpear las botas una contra otra por la parte de la suela para retirar el barro que está más incrustado en la bota. No es necesario golpear con mucha fuerza porque podría deteriorarse si no la bota, pero unos golpes secos y precisos pueden ahorrar tiempo de limpieza en casa.

Botas Unisex Goret

Una vez en casa:

1-Si has llegado con las botas muy mojadas deja que se sequen poco a poco al aire libre. Es importante que no se exponga el calzado a fuentes de calor que puedan deteriorar la bota, ya sean el propio sol, calefactores o radiadores. 

Retira las plantillas del interior y deja que se sequen en el exterior para que desaparezca toda la humedad. 

También se deben quitar los cordones para lavarlos mejor por otro lado y dejar que se sequen correctamente.

2-Es hora de limpiar la bota de montaña. Para ello se debe coger un cepillo como se ha mencionado anteriormente especializado para la limpieza de botas o un cepillo con las cerdas finas. Es importante retirar la suciedad acumulada en toda la superficie exterior para que el material exterior mantenga las propiedades. Si hay mucha suciedad y se resiste a salir se aconseja utilizar los productos especializados de limpieza para calzado o jabones neutros.

Una vez retirada la suciedad es hora de aclararlas con agua caliente y una bayeta o paño de fibra suave. Cuando ya hayas acabado es el momento de dejar que se sequen, y de nuevo es el momento de dejarlas al aire libre y fuera de cualquier fuente de calor directa. De esa forma evitaremos que el forro se cuartee o sufra desgaste.

3-Cuando ya están secas totalmente se pueden utilizar productos para recuperar las propiedades de impermeabilización del forro. Se emplea este proceso si se van a utilizar las botas en las próximas semanas.  De esta forma se puede conseguir una capa que proteja la bota del agua y el barro en futuras excursiones sin comprometer la integridad de la membrana interior. También se pueden aplicar materiales como betún o ceras especializadas para el material destinado que ayudarán a alargar la vida del calzado.

4- Por último, solo queda guardarlas en un lugar seco y ventilado. Se pueden guardar en un zapatero o caja de zapatos. Para que la bota mantenga la forma deseada se recomienda introducir papel de periódico o una horma. Además, el papel puede actuar como elemento absorbente para eliminar la humedad, aunque habrá que cambiarlo de vez en cuando para que siga siendo efectivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *