Consejos para evitar las lesiones en senderismo | Blog de Izas

Lesión Rodilla

Cualquier veterano en el asunto seguramente sepa que en el senderismo los consejos son algo muy útil para poder disfrutar de una ruta segura y sin sobresaltos, y es que la mayor parte de las ocasiones en las que no podemos disfrutar de nuestra caminata es debido a lesiones derivadas de malos estiramientos y calentamientos. Por ello te ayudaremos con algunos consejos para evitar lesiones a la hora de practicar senderismo.

Conoce las lesiones más frecuentes con la práctica del senderismo

Entre los mejores consejos para hacer senderismo la preparación física es tan importante como llevar todo lo necesario para evitar imprevistos, pero antes de centrarnos en ello debemos conocer cuáles son los mayores factores de riesgo y qué lesiones son las más comunes a la hora de practicar senderismo. De esta manera podremos enfocarnos más en la preparación y en ejercicios más específicos para cada parte de nuestro cuerpo.

ESGUINCES

Es el tipo de lesión más común a la hora de realizar senderismo derivadas de torceduras al hacer una mala pisada. En cualquier caso se puede dividir en 3 grados según su gravedad, que pueden ir desde un desgarro del ligamento e hinchazón, hasta un desgarro completo del ligamento donde se producirá una inflamación más notoria acompañada de hematomas y un dolor más intenso, siendo de mayor gravedad.

TENDINITIS ROTULIANA

Este tipo de lesión suele estar provocada por un sobreesfuerzo y la carga excesiva sobre la rodilla, o bien por falta de calentamiento antes de la actividad, ya que se trata de una sobrecarga que produce una inflamación. Para ello es necesario realizar los ejercicios de calentamiento que comentaremos en el siguiente apartado.

FRACTURAS

En ocasiones los ejercicios para calentar tobillos no son suficientes y podemos provocarnos lesiones más graves como las fracturas, que principalmente son de rodilla y tobillo. Un buen calzado puede ser útil para evitar esto, aun así a veces por más que estemos preparados podemos sufrir este tipo de lesiones que por otro lado no son tan comunes como las anteriores.

¿Cómo evitar sufrirlas?

Ahora que tenemos focalizados los puntos donde se producen un mayor número de lesiones, lo que tenemos que hacer es centrarnos en fortalecer dichas zonas. Por ello es normal recalcar la importancia del calentamiento de rodillas y tobillos. También es muy importante hacer hincapié en los estiramientos, ya que muchas de las lesiones que hemos visto anteriormente pueden aparecer tras haber practicado senderismo.

CALENTAMIENTO

El ejercicio previo a la práctica es algo totalmente esencial para evitar lesiones, por ello es necesario calentar tobillos así como rodillas, cadera o espalda. Principalmente los tobillos son los que más sufren sobre todo en terrenos algo escarpados. Un buen ejercicio es realizar movimientos circulares para fortalecer el tobillo o cambiar el punto de apoyo entre talón y punta oscilando el pie. Estos movimientos giratorios suaves se pueden aplicar a rodillas y cadera.

ESTIRAMIENTOS

Como sucede en el calentamiento, las zonas más importantes para relajar los músculos son las piernas, los gemelos, isquiotibiales o el cuádriceps. Todos estos son músculos que sufren mucho y es necesario que estén preparados para cualquier movimiento brusco que pueda poner en peligro su integridad. Algunos ejercicios adecuados para estirar son muy comunes, como apoyar la puntera en una superficie vertical y acercar lentamente nuestro cuerpo a esta, así como estirar las piernas sujetando la puntera, o flexionar hacia detrás la rodilla sujetando el pie para estirar los muslos.

Si seguimos estas recomendaciones de senderismo consejos y un buen calentamiento de tobillos, es muy probable que tengamos mucha más resistencia a la hora de sufrir algún tipo de lesión. Esto junto con un equipo adecuado para la actividad nos hará disfrutar de las rutas de una manera mucho más intensa, sin tener que preocuparnos tanto por nuestro físico y sin frenar nuestras ganas de maravillarnos con los paisajes más naturales que podamos ver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *