¿CÓMO LAVAR UNA CHAQUETA DE PLUMAS?

Chaqueta de fibras y plumas hombre

Con la llegada de temperaturas más altas comienzan los bailes de prendas en los armarios de todos los amantes de la montaña. 

Las chaquetas de plumas y fibras son las prendas favoritas de los aventureros por dos razones: Su capacidad de resguardar del frío y su ligero peso.

Tras sacarle el máximo rendimiento a este tipo de prendas en las épocas más frías del año siempre acaban algo sucias y acaba siendo necesario lavarlas para que vuelvan a estar listas para la próxima aventura.

En ese momento surgen las dudas de cómo lavar una chaqueta de plumas sin dañarla y que quede tal y como estaba. El primer consejo es no abusar de la cantidad de lavados de estas prendas, ya que cuantos más lavados se hacen mayor es el desgaste de la prenda y la pérdida de sus propiedades de retención del calor. 

Inevitablemente, llegará un momento en el que las prendas estarán manchadas, rozadas o con sudor y no quedará otra opción que lavar la prenda. Por eso en este post vamos a dar algunos consejos sobre cómo lavar las chaquetas de plumas o fibras de montaña para conseguir que no sufran deterioro debido al lavado.

Antes de comenzar con el lavado hay que tener en cuenta una serie de pasos que suelen pasarse por alto, pero tienen gran importancia:

  • Comprobar siempre si la prenda tiene una etiqueta con instrucciones de lavado. En ella aparecerán factores como la temperatura de lavado o secado que no debe excederse para que la prenda no se estropee.
  • Cerrar las cremalleras de la chaqueta, velcros y demás componentes sueltos que pueda haber en la chaqueta de plumas y que podrían dificultar el lavado o engancharse.
  • Analizar si hay algún defecto o parte dañada antes del lavado y realizar un seguimiento durante todo el proceso para que ese deterioro no vaya creciendo más.
  • En caso de utilizar lavadora, no debe llenarse en exceso ya que podría afectar a las propiedades de la prenda y la efectividad del lavado.
  • NO UTILIZAR cualquier tipo de detergente o jabón. Debe utilizarse un jabón de tipo neutro o uno especializado para tratamiento de chaquetas de plumas y plumón o fibra sintética. Se debe evitar el uso de suavizantes y otro tipo de productos complementarios al detergente que puedan llevar componentes químicos que sean abrasivos y deterioren el exterior de la chaqueta o el interior, haciéndole perder las propiedades de retención de calor ya comentadas.
Chaqueta Plumas Hombre

Hay dos opciones de lavado: Con lavadora o a mano

El lavado en lavadora puede ser algo más agresivo ya que siempre se tiene algo menos de control que en un lavado a mano. Sin embargo, si se ponen los parámetros correctos y se siguen las indicaciones, el lavado en lavadora es tan recomendable como el lavado a mano.

¿Cómo lavar una chaqueta de plumas en la lavadora?

  • Una vez cerradas las cremalleras como se ha comentado antes, se le debe dar la vuelta a la prenda e introducirla sin otras prendas dentro del tambor.
  • Es importante poner un programa de lavado para ropa delicada a baja temperatura (Siempre por debajo de 30º). Es mejor que el programa incluya un aclarado largo, que asegure que no quedan restos de jabón en el relleno interior sin que sea aclarado de forma agresiva.
  • Es necesario un centrifugado muy suave, de entorno a 400 RPM para que el relleno no se mueva dentro de la chaqueta y se quede apelmazado en una esquina.

¿Cómo lavar una chaqueta de plumas a mano?

  • Para realizar el lavado de forma cómoda y evitar que la prenda pueda perder su forma es mejor lavarla en una bañera o un barreño grande en el que quepa bien, llenos siempre de agua fría.
  • Utilizar el detergente comentado en los pasos iniciales, a poder ser con unos guantes para evitar cualquier problema en pieles sensibles, y en una cantidad no muy abundante.
  • Limpiar las manchas existentes con movimientos suaves y circulares y aclarar la chaqueta con agua fría para ir eliminando el jabón. Se trata de un trabajo que puede alargarse en el tiempo ya que hay que aclarar bien la prenda para que no quede jabón en el interior de la prenda. Si quedase jabón en las plumas o las fibras el relleno no volvería bien a su composición inicial.
  • Es muy importante no escurrir la prenda retorciéndola sobre sí misma, sino que hay que hacer compresiones para eliminar los excesos de agua sin que afecte a la composición del relleno.
Chaqueta Rellena Hombre

Por último, pero no por ello menos importante, llega el proceso de secado de la prenda.

La prenda acabará con las plumas o el relleno mojados y compactos en unas bolas. No te preocupes si es así, ya que es totalmente normal y si se siguen las siguientes recomendaciones volveremos a tener la chaqueta con la misma forma que antes del lavado.

Como en el proceso de lavado, existen dos opciones: Secado al aire o en secadora.

¿Cómo secar tu chaqueta de plumas en la secadora?

  • Es necesario colocar la prenda de forma individual en la secadora. Se aconseja introducir dos pelotas de tenis para que golpeen las plumas y no se apelmacen en un único lugar. Si el tejido exterior de la prenda es muy delicado puede omitirse el paso de las pelotas de tenis para evitar que se dañe.
  • Tienen que ser programas de secado suaves y largos con temperaturas inferiores a los 40ºC para no deteriorar el tejido de la prenda.
  • Durante el programa de secado se aconseja interrumpir el proceso y sacar la prenda fuera para ponerla en plano e ir extendiendo y repartiendo las plumas a lo largo de ésta para que recupere la forma original. Este proceso se puede repetir cada 15 minutos aproximadamente en repetidas ocasiones para conseguir el resultado esperado.

¿Cómo secar tu chaqueta de plumas al aire libre?

  • Se debe colocar la prenda en una superficie plana como una mesa. No hay que colgarlo en una percha porque el peso de las plumas mojadas hará que se amontone todo en la parte inferior de los compartimentos de la prenda.
  • Es obligatorio evitar la incidencia directa de los rayos del sol sobre la prenda porque pueden afectar a la composición del tejido exterior y del relleno interior, así como su efectividad. 
  • Del mismo modo no es buena idea secar la prenda en radiadores ya que el calor directo deteriora la prenda y sus propiedades. Por esa razón, el calor extremo y directo no es un aliado para nosotros.
  • Igual que en el secado en secadora, es de vital importancia que cada pocos minutos se vayan extendiendo y repartiendo las plumas o el relleno a lo largo de los compartimentos que lo contienen para que vayan recuperando la forma que deseamos en el resultado final.

Es importante no tener prisa en este proceso y dejar que la prenda se seque completamente para conseguir el resultado esperado. Una vez seca la prenda, se puede poner ya en una percha y comprobar el resultado final, ahuecando la chaqueta para terminar de repartir y recuperar la forma.

El último paso es el más sencillo: colgar la prenda en el armario (a poder ser sin peso encima para evitar que se deforme y pierda sus propiedades) y dejarla preparada para la próxima aventura en la que necesites una de las prendas más útiles y polivalentes en la montaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *